martes, enero 22, 2008

Carta de presentación a Grupo Siro

Tras leer "El creativo picarón" en COM&IC me vino a la memoria mi carta de presentación a Grupo SIRO allá por el año 2005. Para todos aquellos mortales que no lo sepan, Grupo SIRO comcercializa galletas. Entra ellas las únicas que hasta hoy, mañana y siempre deseo comer. Las Mayuca. Ahora mismo, por motivos lamentables, me veo comiendo María Dorada de Cuétara.

Recién salido de la facultad, con alguna espinilla aún por arreventar y unos pelos más propios de los 70 que de los 00, me dije: "Hijo, (que así me llamo yo en los momentos trascendentes) ¿dónde quieres trabajar?" Y yo, que para eso no soy tonto, me dije: "En Grupo SIRO". Grupo SIRO es a mí lo que Ítaca para Ulises, un lugar al que llegar sin importar cuándo. Y, ¿por qué?

Desde que era pequeño he comido galletas Mayuca. Todos los días desayunaba con ellas. Son muchos años comiendo las mismas y claro, al final termina estableciéndose entre consumidor y producto una relación cuasienfermiza. Vamos, una adicción en toda regla. El problema vino cuando en Madrid, lugar de España donde me pasé unos 6 años, no encontraba las Mayuca. PROBLEMÓN.

A la ausencia de Mayuca se le sumaba eso que dí en llamar "el multiplicador de las penas". Es decir, la ducha. O mejor dicho, la obligación social de ducharse. Eso de tener que levantarse todos los días para ir a clase a la facultad (zzz...), no poder desayunar Mayuca y, además, coime, tener que ducharme con el frío que hacía en Madrid a las 7 de la mañana... ¡Qué mal año el primero! Sólo lo salvaron las nuevas amistades (Ayoze, Amaranta, Natalia y mis camaradas Ángel y Vicente).

Bien, creo que queda claro que me gustan las Mayuca como a los perros oler el trasero de sus amiguitos del parque. Por cierto, no me gustan los perros. Y dicho esto, creo que es lógico que quisiera trabajar en Grupo SIRO, la empresa que comercializa las Mayuca. Así que decidí enviarles mi, por entonces, modestísimo CV. Para suplir las carencias aderecé la carta de presentación con un poco de informalidad, por si colaba. No lo hizo. Aquí os dejo la carta de presentación que envié en 2005 a Grupo SIRO.

"Buenos días, mi nombre es Jesús Sarmiento y les envío mi CV para que cuenten conmigo para cualquier puesto en el que consideren que mi perfil les beneficia. Como indican en su página les señalo que el área en el que creo poder desarrollar un mejor trabajo es el de Comercial y Márketing, pues soy licenciado en Periodismo y especializándome en Comunicación empresarial.

Como dato que quizás pese en una futura selección (quizás) soy consumidor fiel de las galletas Mayuca que actualmente comercializan bajo la marca "Rio", pero que cuentan con mi preferencia desde que eran de Reglero y venían en bolsas de plástico cerradas con un simple alambre (lo que han cambiado las cosas...). Como consumidor de Mayuca no entiendo cómo es posible que no las encuentre en ningún supermercado de Madrid y tenga que traérmelas desde Oviedo.

En fin, que me gustaría trabajar para ustedes porque todo el mundo tiene derecho al acceso a una Mayuca en su desayuno, merienda y té. Cuenten conmigo para lo que necesiten, siempre a su disposición.

Reciban un saludo de su más fiel consumidor de galletas Mayuca, Jesús Sarmiento"

La verdad que me respondieron, lo cual no siempre sucede. Eso sí, con un texto predefinido de estos de "Estimado/a sr/a" que demuestra claramente que no saben sexar mails. Según ellos no estoy en Grupo SIRO porque mi perfil profesional no se adaptaba a ninguna de las vacantes existentes. Para que no se me cayera el alma a los pies me dijeron que me avisarían cuando surgiera alguna vacante donde mi perfil encajara.

Sigo esperando la llamada ;)

5 comentarios:

PatataPiloto dijo...

Qué bonita historia!!!
Dios, las Mayuca, qué ricas!!!
Aunque tú las mojas en el café, ¿verdad? Soy incapaz de comer galletas en seco.
Y al mojarla, se intensifica el sabor de la galleta, que decía una amiga mía.
Madre mía, qué poco emotivos los Siros. ¿Sabes? Yo siempre quise currar en algo relacionado con Disney... pero nunca les he enviado nada. Supongo que lo mío era demasiado utópico.

Jesús Sarmiento dijo...

Me alegra ver que la Mayuca gusta en otros hogares. Cuantos más Mayucainómanos seamos, más posibilidades hay de extender la adicción a otros mercados. ¡Qué mal lo pasaba en Madrid cuando se me acababa el cargamento de Mayucas! La verdaad que Siro podía haberse estirado un poquillo más conmigo. Por lo menos haber comercializado esas galletas en el súper del barrio... pero ni eso.
Por otro lado, sí, al mojarla se intensifica el sabor de la galleta.
Por un último lado, contacta con Disney, el no ya lo tienes (esta frase me suena a sábado noche, pero bueno, de todo se aprende).
Saludos!!!

PatataPiloto dijo...

Jajajaja... Pedro es otro mayucainómano, aunque lo suyo va por temporadas. Nunca me contó lo desgraciadito que era por Madrid.
¿Y qué te parecen las Chiquilín? Aunque esas tenían un regusto más raro...

Jesús Sarmiento dijo...

Exacto. Tienen ese regusto raro y una textura peculiar. No diré yo que tienen tropezones, pero sí que parece que, de vez en cuando, muerdes algo que no es trigo...
Vaya a lo seguro, consuma Mayuca. jeje
Bien, bien, me alegra comprobar que la mayucainomanía es amplia.
Lo simpático de Mayuca es que vienen en paquetitos de 25 galletas, en grupos de 5 y, claro, qué ocurre. Que a la gente que nos gusta comerlas de dos en dos, siempre nos sobra una y hemos de empezar el siguiente grupo de cinco. Al final, como mínimo, uno se come diez galletas. Como mínimo. Un mayucainómano avanzado, como lo era yo hace unos años, puede comerse las 25 sin pestañear y empezar el siguiente paquetito.
Los excesos no son buenos, pero las Mayuca, sí.

Jaime ÁLVAREZ NUÑO dijo...

Yo llevo comiendo MAYUCA desde que nací prácticamente. Problema actual: la receta ha cambiado varias veces y no se encuentran con facilidad. Las MAYUCA creaban una especie de adicción que te impedían desayunar otra cosa que no fueran MAYUCA. Abajo las CHIQUILÍN. Por mucho que se empeñasen en decir que eran como las MAYUCA (cuando no había), nada de eso. VIVAN LAS MAYUCA. Yo las comía de 4 en 4. En otra cantidad no era lo mismo. ¿Curioso no?. ¿Os acordáis de las cajas cuadradas que había con 3 pisos de gaLletas MAYUCA?. Yo las usaba uego para hacer casas de los Clics de Famóbil.