miércoles, marzo 05, 2008

El gasto electoral

La Ley Orgánica de Régimen Electoral establece un gasto máximo para las campañas electorales. Como esta ley se promulgó en los tiempos del abuelo patxi, que diría aquel, los sucesivos consejos de ministros actualizan el límite para cada proceso electoral.

Por Orden Ministerial se establecen las subvenciones a los partidos (en función a los resultados electorales anteriores, y siempre determinado por la obtención de escaños) y el límite de los gastos electorales.

"Artículo 3. Límite de los gastos electorales.
El límite de los gastos electorales será el que resulte de multiplicar por 0,37 euros el número de habitantes correspondiente a la población de derecho de las circunscripciones donde presente sus candidaturas cada partido, federación, coalición o agrupación."

La población de derecho para estas elecciones resulta de sumar el electorado residente en España (33.723.006) y las personas con derecho al voto residentes en el extranjero (1.201.433). En total: 34.924.439 personas con derecho al voto.

Por tanto, un partido que se presente en todas las circunscripciones electorales, tendrá un límite de gasto de: 12.922.042,43€.

En ese límite, curiosamente, no entra el buzoneo (sea del tipo que sea) siempre y cuando los partidos justifiquen que han hecho ese reparto. Es decir, no pueden asignar X millones al reparto de propaganda por las casas, luego no efectuarlo, y destinar esa cantidad a otros menesteres (art.4 de la misma Orden Ministerial).

Gracias a Eva Sanagustín y Tallerd3 tenemos los gastos de los partidos políticos. El PSOE, según Tallerd3, gastará en estos 15 días de campaña: 18,6 millones de €, mientras que el PP alcanzará los 20,4 millones de €. La verdad que impresiona. Ambas formaciones sobrepasan con creces el límite que establece la ley.

Creo no estar equivocado, pero vamos, si alguien me corrige, gracias.

Sigo pensando...

2 comentarios:

Cannat dijo...

Hola!

Comentarte acerca de una entrada de hace varios días sobre el cartel de la mujer, que tanto el de este año de Ombres sin H y el de 12-1 los hizo la misma persona que el del año pasado, Emma Blanco... en este trabajo (yo tambien me dedico a ello) es como todo, unas veces gustan y otras no ;)

Jesús Sarmiento dijo...

No es una cuestión de gustos. Personalmente, el cartel del año pasado era bonito. La foto era tierna, pero yo no entendí qué quería decir el cartel. Los otros dos, aunque menos bonitos sí que transmiten bien un mensaje. Y el de la Hache lo ha bordado.
Entonces, la cuestión es qué ha de primar en este tipo de carteles socializantes, ¿que el mensaje llegue u otro aspecto? He comentado en otra ocasión que muchas veces nuestro bagage cultural no coincide con el de nuestro público. Para lo que nosotros puede ser obvio, no así para el que lo va a leer. Puede que mi bagage sea insuficiente para entender aquel primer cartel. Sin embargo, para Ombres sin H y 12-1, no hace falta nada, sólo saber leer. Lo más difícil es democratizar un mensaje. Emma lo ha logrado en estos dos (además de con un estilo inconfundible). Enhorabuena por ello.
Muchas gracias por tu comentario.