viernes, marzo 28, 2008

Mi navarroviaje

Bueno... pues ya estoy de vuelta. Navarra ha padecido mi pisar durante 5 días. He visto cosas curiosas, algunas las he fotografiado. Una cosa voy a decir, me llamó mucho la atención la señalización viaria Navarra. Los vehículos de la policía foral no sabría diferenciarlos de los bomberos. Vi volar 4 aeronaves de las fuerzas armadas españolas. Comprendí porqué Estella o Lizarra es la capital del Carlismo y las buenas y rancias costumbres. Admiré cómo Navarra es una región que no está volcada en el sector servicios. Olí sofrito industrial. Trameé un poco y discretamente buscando unos dólmenes que dimos por vistos. Sujeté sobre mis hombros todo el peso del cerco de Artajona. Señalé en Puente la Reina hasta donde llegan las verdaderas crecidas del río. Ridiculicé a un novio ante su novia sin mala intención. Comí un chuletón de buey por mi madre. Aparqué, sin querer, al lado del lugar donde ETA mató a dos policías nacionales, información que puse yo, pues la placa en su recuerdo no hacía mención a esos tres datos. Detecté, identifiqué y confirmé el cortejo de la carcoma macho. Me agaché de un bolazo de nieve que no me tenía como objetivo. Asusté a mi madre con mi forma de conducir, como siempre que paso al lado de un barranco o un embalse. Busqué a la navarrica perfecta, cinco días son pocos. Vi un Jesucristo oriental. Descubrí junto a mi hermana que Los Fueros no son un grupo de heavys melenudos. Frustré, junto con mi hermana, el atraco a una tienda del centro de Pamplona; mientras ella puchaba al caco yo le bloqueaba la huida. Comprobé que 17'80€ más 6€ son 23'80€, y que para ello no hace falta ni lápiz ni papel. Me quedé sin ver el castillo de Olite por un café, pero qué bonico que es Olite. Estuve a punto de ser cagado por una paloma en Tudela. Escuché la expresión: ¿pero quién va a querer sacar o meter nada en Asturias?. Descubrí, para gran alivio de muchos navarros, que allí también tienen puticlubs. Soporté una lluvia en familia tras los 400 y pico kilómetros de viaje: todo por Pamplona o bam blo na como se dice en Navidad. Vi aerogeneradores como para no ver más en muchos años. Descubrí el gusto por lo cuadrado del pueblo vasconavarro. Vi por primera vez una gasolinera con biodiesel; así como la primera planta de biodiésel. Olí el mal olor de ciudades industriales. Sorprendido ante la presencia de un polígono industrial hasta en lo más profundo del Pirineo. Aprecié que los navarros no cambian a menudo de coche, supongo que de muda, como buen cristiano, una vez por año al menos. Comprendí la expresión "ríos al borde del desbordamiento". Vi una partida de pelota vasca, un pueblo, un frontón. Definitivamente no puedo captar frases al vuelo en euskera. Comprendí porqué la Sexta quiere ubicarse en el seis de nuestros mandos y localia el 8. Resulta que la ETB1 y 2 desplazan a la uno y la dos nacionales (de España, se entiende) y claro... un mando vasco navarro es un shosho del quince. Descubrí porqué por las calles de Navarra apenas hay gente: ¡Están trabajando!
¡Viva Navarra!

4 comentarios:

PatataPiloto dijo...

¡Me encanta tu crónica de fraguel viajero! (Destaco momentos como el del grupo heavy de Los Fueros, la ubicación de Localia y la Sexta y las frases euskeras... Aunque lo que escuchaste sobre Asturias me tiene intrigada!)
En Logroño también se pilla por la tele analógica la ETB, aunque de momento, no desplazan a nadie. Es increíble: allí la local por TDT ya furrula. Aquí no sabemos qué será eso. :S

Jesús Sarmiento dijo...

Gracias, jeje. La verdad que fueron cinco días chulos. Lo de Asturias. Fragmento de una conversación sobre infraestructuras para la importación y exportación. Meter-sacar. Soy un orejas nato.
TDT local, rediós. Yo aún no me he TDTizado. ¿Se desarrollarán los servicios interactivos de la TDT? Y, de hacerse... ¿los usaremos? TiDoTatintontin...

Merceditas dijo...

Y tantas otras cosas:
-No pretendas hacer amigos en los Peajes de la Autopista.
-No busques un taburete cuando te vas de "pintxos".
-No todo lo que dicen las guías es verdad (Estella no es la tierra del buen comer).
-¿Por qué está mal señalizada la autopista después de Torrelavega y me meto siempre en la nacional?
-Si hay un stop, hay que hacer el stop, y no vale que unos tíos con chaleco naranja te digan lo contrario.
Y alguna más en el tintero...
Y a pesar de todo...Yo repito.

Jesús Sarmiento dijo...

jaja. Qué grande el momento del STOP. A partir de ahora me haré llamar el justiciero de la nacional 634.
Eso sí, chicos, no intentéis hacer esto en casa. Sólo se bajan del coche para repartir justicia los inconscientes.