miércoles, octubre 24, 2007

El símbolo hace a la ley, no al revés

De todos es sabido que yo soy español. Los españoles tenemos unos símbolos que nos representan. Uno de ellos es el himno. Por no se sabe qué extraño complejo de inferioridad, ha prendido en los políticos y otras gentes la necesidad de dotar a nuestra Marcha Real de letra.

Allá por la facultad se nos explicaba que las leyes "bebían de varias fuentes" (sic). Una de ellas era la costumbre, el hecho. De ahí lo de "de hecho, que no de derecho". Bien. Un símbolo nacional no es algo que se pueda inventar en un taller de orfebrería. No puede aparecer una mañana el orfebre con un "algo" y decir: esto es lo que representa a toda la nación. Ahm... No. Nuestros símbolos nacionales no nacieron siendo tales. Se forjaron con el paso de los años y de las generaciones.

El himno nacional fue, según dicen, un regalo de un príncipe alemán a la monarquía española (ya ven qué cursiladas se regalan algunos). Esa composición para pífanos y tambores, acompañaba a la familia real en sus actos públicos. A fuerza de pasear reyes y acompañarla de su respectiva marcha, se asoció canción con rey y por extensión, con lo que éste gobernaba. Y de ahí que la marcha real o granadera, sea nuestro himno nacional. No fue un decreto real el que, recibida la partitura, estableció esa música como himno oficial, sino la costumbre. Y la costumbre nos lo trajo sin letra porque así se lo dieron al rey. Era y es una marcha militar sin letra.

Ni siquiera nuestra bandera actual nació siendo nacional. Sino, "simplemente" como pabellón de los buques de nuestra Armada. Más tarde, por extensión y uso, acabó siendo la nacional.

No tiene sentido alguno ponerle letra vía decreto al himno. No está en la gente. No sale de la gente. No es algo que emane del pueblo para que la gracia de nuestros gobernantes la recojan en nuestra legislación.

¿Que no tenemos letra que cantar cuando suena el himno nacional? ¿Y? Prefiero ser libre de pensar lo que para mí evoca mi himno. Y, además, "Lolo" somos todos.

Sigo pensando...

2 comentarios:

PatataPiloto dijo...

Si piensan que me voy a aprender la letra, y encima, que vaya a cantarlo... van listos.
Yo creo que hay cosas más urgentes en este país que no andar con "letrinas".

J.Sarmiento dijo...

Jejeje. Acabo de pillar lo de las "letrinas" (a veces soy lento de reflejos).
Es tan innecesario ponerle letra... y sí, hay tantas cosas a las que dedicar los "esfuerzos".
Saludos