martes, abril 22, 2008

Más negocios de la muerte

Dicen que la profesión más antigua es la prostitución. Puede ser, pero la de enterrador no le queda lejos. Si alguna manía tenemos los humanos, esa es la de morirnos.

Me ha tocado de nuevo acercarme por el tanatorio a dar pésames y curiosear. Así soy yo, qué se le va a hacer. Mientras unos preguntan morbosamente cómo fue, cómo murió (¡qué manía!) yo me voy a los portafolletos a buscar pequeños tesoros. Y aquí os traigo mi particular pesca. Más negocios de la muerte.

Os acordaréis de Afulday, incluso de una publicidad de muerte... Ahora, siguen completando esta línea de comentarios Irisgem e Hygeco. Dicho así, no nos dice nada.

Irisgem // www.irisgem.com
Esta empresa se dedica a hacer diamantes con el pelo de tus seres queridos. Son de Sevilla y no dejan muy claro si de un calvo se puede sacar algo de provecho.

Hygeco// www.hygeco.es
"Tras una cremación, muchos sienten la necesidad de tener un recuerdo muy íntimo". Ya podéis intuir por dónde van los tiros. Esta empresa, entre otras cosas, vende miniurnas. De esta manera, cada familiar podra llevarse a casa su parte correspondiente de polvo. El producto de Hygeco que más me ha llamado la atención es su "joyería selecta". Pequeños y bonitos colgantes para cenizas. Con ellos podrás llevar siempre contigo algo "palpable del difunto".

Sigo pensando...

3 comentarios:

PatataPiloto dijo...

¡Socorrito!
Lo de los diamantes me ha matao... ¿Tendrán mucho pedido? ¡Qué macabronada! >.<

it dijo...

Es que ha sido leerte y recordar lo que me contó mi padre.... de cuando el equipo en pleno, de Neurocirujía del "Piramidón" de Madrid (Inmenso hospital que lleva por nombre el de "Ramón y Cajal") decidieron cumplir las últimas voluntades de ese último... y esparcir sus cenizas sobre el inmenso busto, en el jardín, del recién inaugurado mamotreto clínico... la cosa es que el Jefe de Sección abrió el bote y, cuando iba a esparcir (elegantemente, se supone) las cenizas..... ¡ZACA! ¡GOLPE DE VIENTO QUE TE CRIÓ! ...y las cenizas volaron a incrustarse en todos los presentes... quienes no pudieron reprimir sacudírselas sin ningún reparo al son de sendos "¡Pero queeeeee ascazo, madresantaaaaa!"

Ejemmm.

Y ya dejado aquí tan ejemplar comentario... voyme.
Sip.


it ;-))

Jesús Sarmiento dijo...

jajaja. Buena anécdota, IT. Gracias por ese retazo de historia. Es lo que tienen las cenizas... que son muy, muy ligeras, por eso es buena idea, aunque algo macabra, eso sí, que se repartan en miniurnas.
Lamento no tener el escáner a punto, pero el catálogo de miniurnas no tiene desperdicio. Payo, payulo, de estética difusa.
---
Una cosa que me extraña al respecto de los diamantes es... ¿cuándo le cortan el pelo al difunto? Rediós. ¡Qué escalofrío! Por cierto, los japoneses no tienen escalofríos, claro que no se han pasado por este bluf muchos japoneses.