lunes, septiembre 17, 2007

Todo lo que sube baja

Subida al Naranco. Esa expresión es muy típica en Oviedo. Se corresponde con la competición deportiva que tiene como objeto ascender el pequeño monte que tenemos en la ciudad. A mí, que subir siempre me ha cansado, me apetece que por un día al año se baje. Pero que, además, se haga rápido. Por eso creo que estaría bien organizar el primer Descenso del Naranco.

Para descender, nada de bicis, nada de carreras atléticas, nada de motor. Ruedas, frenos y gravedad. ¡¡¡I CrazyDescenso!!!

Vehículos caseros. Pilotos intrépidos.

¿Véis posible organizar un Descenso del Naranco? Yo sí.

¿Qué se necesita?

Gente que haga el coche y gente que acuda a aplaudir a los que han hecho el coche y, sobre todo, al que se juegue el tipo haciéndolo bajar. Se me ocurre que se podría acudir a los centros de FP, Institutos y demás centros de enseñanza donde los jóvenes tengan espíritu creativo y tecnológico. ¡Qué mejor práctica que construirse su propio vehículo de descenso! También incitar a talleres mecánicos y abrirse a todo aquel que quiera probar suerte con su vehículo y valor.

Apoyos económicos creo que no faltarían. Quizás sería más difícil convencer a una aseguradora, pero si Garbajosa pudo jugar el Eurobasket, nada es imposible. Incluso hay una Federación de Deportes de Inercia. El descenso es posible.

En Oviedo tiene que haber un Descenso del Naranco.

Sigo pensando...

2 comentarios:

Silvia dijo...

Que alguien vaya llamando a una ambulancia xD

J.Sarmiento dijo...

La verdad que ese es uno de los factores a tener en cuenta... Sin duda, fracturas y policontusiones de esas, seguro que alguna habría.
Quizás "Pacas Paco" se anime a colaborar y nos llene las fugas de las curvas con sus afamadas, prestigiosas y mullidas pacas ; )